En la última edición de First Tuesday Edición 2.0, contamos con la participación de Emilio Méndez, emprendedor social guatemalteco. Actualmente, es el Director Creativo de Saúl E. Méndez, emprendimiento que su padre inició en el año 1953, donde es responsable del desarrollo de la marca y sus diversos conceptos. Además de esto, es empresario en ruta hacia el Triple Impacto, creador de 4 Grados Norte, Visionarios de GuateAmala, Tengo Algo Que Dar y Despertemos Guatemala.

 

Emilio aprovechó la oportunidad para brindar un mensaje esperanzador al público de First Tuesday, emprendedores, gente inquieta e inconforme, que no solamente cree en un mundo mejor, sino que está trabajando para construirlo. Emilio compartió su visión del tiempo y cómo este ha ayudado a formarlo como persona.

En el pasado, Emilio pensaba que únicamente se debería enfocar en el presente y que el pasado no existía y el futuro aún estaba lejos. Sin embargo, en los últimos años de su vida se ha dado cuenta que el pasado, el presente y el futuro están “vivos” y están con uno en todo momento. El pasado es lo que lo trajo a lo que es hoy, el futuro siempre impacta su presente por medio de todos sus sueños y lo que quiere llegar a ser. Emilio cree que ambos tiempos son componentes del presente e invitó a todos a no olvidarlo, ya que de esa manera podrán conocerse mejor además de saber de dónde vienen, quiénes son y a dónde van.

Este concepto le ha permitido tener una creciente fascinación por el cambio constante, el desarrollo de su persona por medio de viajes tanto físicos como metafísicos. Viajar por la vida con ojos que ven el futuro como algo que aún no está escrito, y en su presente, ver con ojos que aún se siguen maravillando con las cosas cotidianas. Emilio animó a los asistentes a ser como niños, que aún se sorprenden y que tienen las ganas de seguir aprendiendo y descubriendo el mundo. Perder esto puede significar perder la capacidad de ver las oportunidades que están pasando enfrente de nosotros todo el tiempo y ser los co-creadores del futuro que queremos ser.

Entre más se exponga una persona a pensamientos diferentes a los propios, más posibilidades que pueda expandir su mente, ampliar sus conocimientos y tener una visión más grande“, comenta Emilio

 

Es por esto que él recalca la importancia de estar conectados con el niño que todos llevamos dentro para no perder esa curiosidad, para tener ojos de asombro al seguir viajando por esta vida y seguir aprendiendo cosas nuevas. A Emilio le gusta el concepto de “transformación” porque es un juego infinito, un juego que nunca acaba. Terminó su conferencia diciendo: “No hay que dejar de estudiar, leer, aprender ni de exponerse a situaciones que nos abren los ojos y así estaremos preparados cuando las oportunidades se nos presenten.”



Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Menú