First Tuesday con Arturo Rodríguez

Para la última edición de First Tuesday contamos con la participación de Arturo Rodríguez, empresario guatemalteco y actual Director Ejecutivo de Café León. Él comenzó a trabajar en esta empresa familiar desde 1982, pero fue fundada en 1938. Desde pequeño estuvo involucrado en todo lo que era el café. Como empresa familiar, era algo de todos los días en su casa el probar café, jugar en la tostaduría y ver a sus mayores trabajar todos los días para entregar siempre un café de buena calidad.

Café de León siempre se ha destacado en la industrialización del café tostado y molido en Guatemala, además de mantener una cultura de constante innovación en la empresa. Fueron de las primeras empresas que comenzaron a dar créditos a sus clientes, hacer entregas y vender a supermercados. Abrieron el ahora icónico “Café de León del centro” o como es mejor conocido “El café de la octava”. Para introducir a los guatemaltecos a la cultura de café, regalaron durante varios días después de su apertura, cappuccinos a las personas que los visitaban.

Una de sus mejores ideas fue que entre 1995 y 1996 comenzaron a vender cafés regionales en el país. La mayoría del café guatemalteco se exportaba y los guatemaltecos eran privados de uno de los mejores cafés del mundo. Con esta decisión, comenzaron a exponer a las personas del país a un mejor café y por ende, los volvieron más exigentes en sus gustos al darles maravillosos granos que antes no estaban disponibles para ellos.

Mucho del éxito que la empresa siempre ha tenido se debe a una excelente cultura de trabajo que han desarrollado a lo largo de los años. Esto les ha permitido seguir adelante a pesar de muchas dificultades y recientemente, una pandemia. Hoy han probado muchas nuevas ideas, han creado productos propios afines al café e incursionado en nuevas bebidas para expandir aún más su mercado.

Arturo invitó a los emprendedores a seguir adelante e hizo especial énfasis en cómo el empresario guatemalteco siempre se ha diferenciado por su extrema resiliencia. La pandemia no ha sido el único desafío que hemos enfrentado pero está seguro que lo vamos a superar. Y esto es algo que él busca en los trabajadores de Café León, esa actitud comprometida, de no tener miedo de arremangarse las mangas y hacer lo que se tiene que hacer de manera excelente. Este es uno de los mayores retos de los empresarios, encontrar a estas personas que ayudarán a crecer la empresa y cumplir la meta final: que es satisfacer al cliente y siempre tener una consistente calidad.



Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Menú