73007127 - copia

Gustavo Adolfo Mancur , es Alumni de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Francisco Marroquín.  Estudió la Licenciatura en Administración de Empresas en el período 1988-1991. Cursó la Maestría en Administración de Empresas por el INCAE entre 1996 y 1998.  Actualmente se desempeña como Asesor de la Junta Directiva y de la Dirección General de Banco de los Trabajadores.  Anteriormente ha ocupado diversos cargos como Gerente General de Seguros Tikal, S.A., Gerente General de Banco Azteca Guatemala, S.A. y Gerente General de Aseguradora de los Trabajadores, S.A.

“Durante mi paso por la UFM no existía la opción de un “minor” en la carrera y tampoco en el momento en que cursé la maestría en INCAE.

Sin embargo, mi principal recomendación para todos ustedes que aún están en la etapa de concluir sus estudios universitarios es que mediten ampliamente qué desean hacer pues en mi época de estudiante lo más común era aspirar a un puesto importante en alguna institución local o multinacional.  Sin embargo, hoy existen nuevas y excelentes oportunidades en la empresarialidad (yo también inicié hace algunos años varios proyectos propios que en este momento se están desarrollando) que si bien es cierto no da una garantía de un salario mensual, a futuro se verá recompensado con ser los arquitectos de su propio destino y el  poder utilizar todos sus recursos y capacidades en un reto propio.

Una recomendación importante, es que al menos tomen uno o dos años de experiencia laboral, previo a cursar su Maestría pues esto hará más enriquecedor su paso por la Maestría que escojan.  El “minor” que elijan para su Maestría dependerá en buena medida de qué es lo que desean hacer y cómo se ven profesionalmente en diez o quince años.  En mi caso particular, analicé mis opciones para Maestría y tomé la decisión aproximadamente un año antes de iniciarla.  Esto me dió la oportunidad de tomar cierta experiencia laboral previa y tener la certeza de estar listo para iniciar la Maestría en el momento apropiado y sin demoras administrativas.  En mi caso fui aceptado en INCAE a inicios de 1995 es decir un año antes del inicio de la misma.

Opté por la Maestría en INCAE por las buenas referencias que tenía de esta Maestría por la oportunidad de crear relaciones de amistad y de negocios en la región de Latinoamérica.  También fue un factor determinante la duración de la misma que era de 18 meses (sin descanso) lo que me permitía reincorporarme al mundo laboral en un plazo más corto pues en esa época las maestrías tenían una duración de 24 meses (con un descanso de tres o cuatro meses entre el primer y segundo año). En la época que cursé dicha Maestría tuve la oportunidad de gestionar un crédito en BAC por aproximadamente la tercera parte del costo de la colegiatura y manutención durante mis estudios.  Para pagar este crédito, el BAC nos otorgó un período de gracia que concluía 6 meses después de concluir la Maestría, lo que me dió tiempo suficiente para colocarme en un trabajo y poder pagarlo sin ningún problema.”



Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Menú